Y punto redondo

0
289
brujula-madreypuntoredondo

Así que después de estos tres primeros post se pueden tomar dos decisiones:

👉🏽 Someterse a la más extrema depresión y limitarse a sufrir durante los nueve meses de embarazo.

👉🏽 Decidir acabar con la espiral del miedo y transformar las situaciones adversas en algo cómico.

Evidentemente, la segunda opción no parece fácil y a veces es normal dejarse llevar a las profundidades de la espiral, pero hay que intentarlo, ¿no?

El embarazo es una de esas situaciones que te enseñan que la vida tiene dos versiones, o mejor dicho tres:

1. La que te cuentan los demás.

2. La que cuentas a los demás.

3. La verdad.

Esta última la sabemos todos los que hemos pasado por ello, pero en la sociedad se finge, la razón es un misterio.

Así que en tan sólo un mes me vi verde, vomitando hasta los purés de verduras, pero eso si, feliz y sonriente. Esa es la versión 2, la que cuentas, la verdad es que estas verde y pensando en por qué extraña razón tiene que ser tan complicado el camino de la felicidad, solo quieres ser madre!

Y es que todo empieza por sacarte un master en aguante físico, el embarazo te pone en situaciones límite físicamente y debes superarlas todas, hasta el propio parto.

Fue de esta manera como decidí enfrentarme a la situación, un YO renovado que traduce las incomodades invisibles a la sociedad, inexistentes por el TÚ público, en una especie de MBA PREGNANT PROYECT. Y todo se convierte en un examen, en una fase, de hecho vuelves a enfrentarte a la vida por trimestres y en cada trimestre un análisis que te dice si te estás esforzando o si te has abandonado engordando 20 kg.

Además, en cada semana estudias cada evolución de tu bebé, y te examinas en público ante familiares y amigos, eso si, siempre con una sonrisa, “jodia, pero contenta”.

Desde el momento en el que tomé el camino del optimismo me empecé a sentir muy madre, pero sin complejos, sin clichés, una madre sin ataduras sociales, una madre que decide escoger la senda de la risa porque la del dolor viene sola. Una MADRE Y PUNTO REDONDO.

¿Y tú qué?, ¿optimista o pesimista?

Cuéntamelo todo y si necesitas una dosis de + quédate y si ya lo tienes compártelo conmigo!

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO