¿Qué es Marina d’Or?

0
355

Curiosamente, a pesar de la publi de la tele, no sabía muy bien qué era eso de Marina d’Or; de hecho una de las preguntas que más me hace la gente ahora es “¿exactamente, qué es?” Este artículo os lo escribo para daros mi punto de vista, es decir, si queréis saber lo que es no tenéis más que entrar en su web y ojear, o darle a las imágenes en Google.

Pero para los que os fiáis de mi palabra os cuento lo que yo he visto allí, al natural.

Quienes me conocéis sabéis que nunca fui a levante en mi infancia, siempre he veraneado en el pueblo de mi padre y de allí no me sacaban ni con excusas de mar ni de montaña. Después, en la juventud, preferí conocer cosas, viajar para visitar, lo de vuelta y vuelta al sol no es lo mío. Pero las cosas cambian, las personas también y os diré que a mucha honra, porque siempre hay un tiempo para cada cosa y cada cosa está bien hacerla en su tiempo. Y con esto quiero decir que este es el momento de esa arena calentita, ese agua templada y tranquila y esas conchas suaves y de colores, este es el momento para disfrutarlo porque Abraham está en ese punto en el que el juego y la experimentación le absorben y entretienen, en ese momento mágico entre la inocencia, la curiosidad y la entrega. Así que la playa le da de todo un poco, brisa marina, yodo, vitamina D (con mucho protector y sombrilla) y un montón de espacio para hacer castillos, salpicar agua, llenarse de barro y reír. Este es el momento. Así que cuando me propuesieron ir a Marina d’Or sólo pensé en playa y con eso me bastaba, sin embargo, cuando entras allí ves que otras posibilidades existen y que además, pueden ser geniales.

La palabra adecuada no es resort, la palabra con la que lo definiría sería pueblo; y es que sus dimensiones son más grandes que la mitad de los pueblos de Castilla y León 😂😂😂 En un ambiente tranquilo (en esta época del año, aún no temporada alta) en el que las familias son las protagonistas y eso significa que los niños tienen un hueco y nosotros, como padres, también.

Parques temáticos para todas las edades, jardines con animales, balneario, incluso con zona infantil, resulta que Marina d’Or te brinda un montón de posibilidades que no sólo se limitan a las olas del mar.

En el momento en el que nos encontramos, donde Abraham tiene 2 añitos las opciones son más limitadas; ya que con él los parques temáticos se reducen y la zona infantil del balneario debe ser en compañía de un adulto. No obstante, Abraham tenía las ideas muy claras y habiendo playa no quiso mucho más de nada, cosa que nos vino estupendo para, por turnos, poder disfrutar nosotros de todas las posibilidades.

No cabe duda que el balneario era una opción más que atractiva y el padre de la criatura lo disfrutó, pero yo me decanté por uno de los tratamientos relajantes que ofrecen en el mismo hotel; así que tuve la oportunidad de sentirme flotar en agua marina a temperatura corporal durante 20 minutos de tratamiento con burbujas repartidas por zonas…luz tenue, oyendo sólo el agua, sintiendo la levedad del ser, cuál Milán Khundera, me di cuenta de que, después de eso, el balneario podia esperar.

Salir de esa relajación y pasear por sus calles como si fuera parte de un decorado de Mary Poppins con la tranquilidad de que un montón de guardias de seguridad pasean a tu lado, a la vez que personal de los hoteles y parques; te ayuda a relajarte aún más y es que en Marina d’Or nunca estás perdido, ni sólo, ni sin referencias; algo que para mí y mis esquizofrenias paranoides está francamente bien. No sentir el encierro de un resort pero si la seguridad de un lugar cerrado, no tener la inquietud de qué hacer hoy porque siempre hay una opción y, sobre todo, tener la posibilidad de usar algo de tiempo para mí…sé que hubo muchas cosas que no hicimos, que no vimos; pero siempre podemos volver!

Lo que tengo claro, es que en esos 4 días nos comimos Marina d’Or, la saboreamos cual cata de vino, porque la libertad de elegir te da la tranquilidad de disfrutar sin remordimientos.

Si queréis saber más, en los próximos días os contaré con más detalle todo lo que hicimos. Sirva este post de introducción para los que no podéis esperar y me preguntáis por privado; que si, que si estáis pensando en reservar, hacedlo, porque es un planazo que merece la pena en este momento, el momento de ser papás.

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO