Padre y Punto Redondo

1
328
post-22-madre-y-punto-redondo

En esta semana es inevitable hacer un post a los padres, si…ya sé que hace tiempo ya le hice uno al padre de la criatura, pero ahora, después de un año en esto de la maternidad me he dado cuenta de que al igual que hay madres y punto redondo también hay padres y punto redondo.

Los padres y punto redondo son esos que ejercen sin cliches ni tapujos, igual que las madres, lo que pasa es que si sobre nosotras normalmente pesa la losa de la exigente sociedad, sobre los padres no, todo lo que hagan está por demás y será bien valorado, este bien hecho o este mal, porque al fin y al cabo “no tendrían por qué hacerlo”…

Así que a un padre y punto redondo le da igual si no sabe poner un pañal, si no limpia al nene detrás de las orejas o si le da grima tocar el ombligo los primeros días, no le importa no saber cortarle las uñas o no atreverse a limpiarle los ojitos, por que es padre y nadie le observa con una vara de medir incompetencias.

No cabe duda que siendo así, la película cambia mucho, los complejos de un padre y punto redondo son inexistentes, además no tienen competencia, ni siquiera la competencia desleal que a las madres nos hacen las abuelas, porque sencillamente los abuelos de antes ejercían poco o nada de padres, por lo que el listón está realmente bajo. La única competencia que tiene un padre y punto redondo es la de otro padre y punto redondo, pero es una competencia que sólo vemos las madres, ellos no, ellos quedarán para tomarse una caña mientras sus respectivos hijos se pegan en el parque y no verán nunca si el otro padre lleva al niño así o asao, si le habla de una manera o de otra o si le regaña por no compartir o por empujar a otro niño…no, eso lo veremos las madres y seremos nosotras las que querremos romper esa magia que se genera entre padres al no competir. Seremos nosotras las que al llegar a casa le diremos a nuestra pareja, “¿has visto cómo le ha regañado al niño?”…si, reconozcamoslo, nosotras seremos las que sembremos la semilla de la duda, de la competencia, de la desunión. Pero no pasará nada, porque a ellos se les olvida y en el próximo cañeo no se acordarán de cómo regaña a los niños el otro, ellos no son así.

Los padres y punto redondo participan activamente de todo lo que tiene que ver con sus hijos, van al médico, le sujetan mientras le ponen vacunas, le cambian los pañales, los bañan, eso si, generalmente, un padre y punto redondo no tiene ni idea de cual es la vacuna que le están poniendo, qué percentil sigue el niño, que crema debe echarle en el culo, ni cual es la temperatura adecuada para el baño…pero por intención que no quede!

Tampoco entienden mucho de modas, es por eso que cuando dejas que un padre y punto redondo vista a un niño, puede aparecer con jersey de lana y mallas de colores, combinado con unas botas de agua de charol…si vas con ellos a una tienda de ropa tienen muy claro cual será la camiseta que quieren comprarles, sin duda, la que verse alguna frase del tipo “papá es mi héroe”, pero da igual si es rosa, verde o de lunares, lo que importa es el contenido!

De lo que no cabe duda es que la actualidad nos brinda una preciosa oportunidad para disfrutar de esta nueva versión de hombre 3.0, un hombre que se involucra, se conciencia y ama a sus cachorros por encima de todo, aunque en nuestra manía por competir queramos quitarles mérito, los padres de ahora molan y punto redondo.

Por todo esto, FELICIDADES PAPÁS, porque sin vosotros esto de la maternidad sería posible, pero sería mucho menos divertido!

 

1 COMENTARIO

  1. Yo lo que veo, pues tengo 3 hijas por lo cual 3 yernos es que hoy tenéis mucha suerte las mujeres, en mis tiempos (allá por los 60-70) los padres ni siquiera jugaban con los hijos, se pensaba o al menos ellos lo.pensaban y también por desgracia “sus mamás” que ellos bastante tenían con traer el dinero a casa, y lo unico en lo que participaban era cuando comenzaban los estudios, sus hijos debían ser los mejores de la clase y cuando llegaban a casa los niños temblaban ante el hecho de tener que decirle la lección a sus papas porque si no se la sabían papa se enfadaba. Sólo no se enfadaba cuando lo que pasaba es que mana no había podido desarrollar un problema de matemáticas y estaban esperándole como agua de mayo.
    En fin en otro momento seguiré contando como era antes para que podáis comparar las madres y punto redondo de hoy.

DEJAR UN COMENTARIO