Maternity Pie

0
288
Madreypuntoredondo fondo

Si, hoy venimos con el englishhh pitinglishhh a tope y es que esta madre y punto redondo no encuentra mejor definición para el estado actual que aquella a la que se refirió la canción de Don McLean, si, esa que versionó Madonna y que todos conocéis…

Siempre oí hablar del “pastelito americano” como si fuera la tierra prometida, cierto es que si visitas los EEUU te das cuenta de que molan un montón, para que nos vamos a engañar, pero una cosa es molar y otra distinta pensar que todo es de luz y de color como times square.

Para los que no conocéis el significado de este título, American Pie, os diré que es como se denomina el pastel de manzana que tanto gusta a los americanos y que, de hecho, se convirtió en el postre oficial de sus soldados durante la Guerra Mundial; irónico, ¿no?.

La industria del cine ha sido siempre muy representativa de la sociedad americana, nunca han dejado muchas vergüenzas al aire, pero siempre hay algún alma revolucionaria que se inspira en la realidad y la muestra a través de canciones como esta, llena de ironía. Así al despedir al pastelito americano con su estribillo “Bye, bye, Miss American Pie”, nos habla de la pérdida de inocencia de una nación, el derrumbe de un montón de convicciones.

Hoy, al escucharla, me di cuenta de que es la canción que define la maternidad de esta madre y punto redondo, una pérdida de la inocencia de haberme creído tantas mentiras sociales, familiares, educacionales…la pérdida de la inocencia física, de ese cuerpo, más o menos rellenito, pero sin estrías ni flacidez, con piel tersa y siempre hidratada…bye, bye, cuerpo. Pero sobre todo, la pérdida de una convicción, ser madre es lo mejor del mundo, sólo que con un montón de por menores que nadie te había contado.

Así que, poco a poco, desde este blog, vamos comiéndonos nuestra “tarta de manzana”, el pastelón de la maternidad que nos ha caído en una sociedad nada preparada para llevarla a cabo,  en una época de nadie, en la que no hemos evolucionado tanto como para poder conciliar, ni tan poco como para no trabajar…en la que importan tanto los cliches como antes, pero que está feo reconocerlo y en la que hay que seguir los patrones del pastelito, como si fuera lo mejor del mundo, sin quejas, con sonrisa, cual dibujo vintage de aquellas mujeres de los aviones militares americanos.

Por lo menos nos tenemos las unas a las otras, en este rincón sin edulcorantes, para saciarnos de reality bites, bocados de realidad que tanta falta hacen a la maternidad.

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO