¿Feminismo o engaño machista?

1
415
feminismo-madreypuntoredondo

La semana pasada tuve uno de los que para mi son pequeños placeres de la vida, pasear en una mañana de domingo soleada y comprar el pan y el periódico con suplemento. No suelo hacerlo, y menos ahora con el churumbel, soy de esas que va a la compra y allí se entera de la actualidad del mundo…si hay un nuevo caso de corrupción, el Barça ha vuelto ha ganar o en Madrid hay medidas restrictivas al tráfico, ¿veis? ¿A que estoy muy actualizada?

El caso es que echaba de menos eso de saborear un café y pasar las hojas de papel, que prensa en el movil si tengo, pero sinceramente, termino siempre en alguna red social, me divierten más que las noticias.

Así que, me dispuse a abrir el suplemento con el nene dormido, con todo el cuidado quite el plástico, separé unas revistas de otras para poder dar prioridad a mi lectura y apareció un especial “mujeres”, un tomo de revista que se las daba de feminista, con un montón de historias de mujeres que son unas grandes profesionales. Debo decir que de inicio ya esto me rechino, soy de las que opinan que si tuviéramos menos cosas especiales más iguales seriamos, me molesta tener un descuento en mi póliza de autónomo por ser mujer y que me cobren lo mismo que a un discapacitado…no lo entiendo…entendería si me cobran lo mismo que a un hombre y además me dieran baja por maternidad, eso sería más justo. Pero las anticuadas leyes nos tratan de distinta manera, en todo, sin tener en cuenta que la igualdad pasa por pequeñas, pero no menos relevantes cosas.

A lo que voy, en esta revista, como se ve en la foto, una espectacular mujer, que si, que tampoco es para tanto, pero que después de parir quedarte asi de fina para mi es estar espectacular. Pues eso, una espectacular mujer, mira por una ventana a modo muro cortina (véase pared cristal) unos edificios tipo sky line neoyorkino, con luces encendidas, a la izquierda una mesa de oficina y a la derecha un carrito de bebé vacío. La imagen de inicio me pareció nefasta, indecente, insultante y un sin fin de descalificativos. Resulta que una mujer de éxito, según esta foto es esa, que viste un vestido ajustado, lleva tacones de aguja de 12 cm que ni en una boda me los pongo y trabaja pensativa oteando por una ventana de un edificio de oficinas de lujo, y además, y este es el acabose, ES MADRE!!

No sé qué es lo que mas me enfada, la verdad, pero eso es sólo la foto de portada, por que después está el interior, los artículos, el contenido…pensé que las apariencias a veces engañan, que había que darle una oportunidad a esto, así que abrí el pliego y me encontré un artículo sobre una señora “importante”, de las que toman decisiones en el comisionado europeo, vigila a los empresarios para lograr un libre mercado. Todo mi respeto para este portento de mujer que con 21 años ya era política, pero el artículo habría sido más profesional, a mi entender, si no hubiera comenzado con un a frase tan asquerosa como esta :” una atractiva mujer…” ¿Y a mi que me importa?, ¿atractiva?, ¿y qué pasa si es fea, o desaliñada?, en cualquier caso, eso es algo que debe juzgar el espectador, en el artículo sobra, porque se trata de que me hablen de su desarrollo profesional en igualdad con un hombre, ¿habría empezado así un artículo de un hombre empresario? Es más, ¿se le haría una revista en un especial dominical?.

Pero es que el artículo va de mal en peor, añadiendo a las aptitudes de esta mujer importante un sin fin de características que nada tienen que ver con su profesión, del tipo que le gusta tejer en los ratos libres…¿y qué me quiere decir con eso? ¿Que es muy femenina?; o si no, cosas bochornosas como que gesticula mientras habla con un grupo de hombres y provoca en ellos gracia con su vestido ajustado… Aunque he de decir que para mi el remate llega cuando hablan de la gran conciliación que esta mujer hace ahora que sus hija mayor ya tiene 19 años…

Pasaremos ahora al lado crítico del asunto, si, más aún. Pongamos que esta tipa fuera española, tuviera un par de carreras, un master y su idioma y todo. Probablemente, el instinto haya vencido a las ansias de éxito profesional y por eso se haya quedado embarazada. Ni mucho menos ocupa un puesto de ese nivel porque, de seguro, lo hará un hombre que además, y curiosamente, es el hijo de un empresario adinerado amigo de alguien importante. Ella será una currelilla más. Con su salario mileurista que habrá tenido que reducir junto con su reducción de jornada. Si en el mejor de lo casos conserva el empleo será afortunada y tendrá la enorme suerte de criar a sus hijos en sus ratos libres, (véase la ironía), además de tener un empleo con un techo de cristal, tristemente, aún hoy en día, lo normal en un alto porcentaje, es que sea invitada a abandonar el puesto o lo haga tras un moobing, así que, la única ventana por la que mirará esta mujer española será la de su casa, preguntándose en qué momento de la película se perdió y se creyó que se puede ser todo…

Así pues, pido, encarecidamente, una vez más, un voto por la sinceridad, un basta ya a las falsas expectativas y un adelante para hacer algo por resolverlo. Un NO a portadas como esta, con mujeres cosmopolitas de ejemplo, con prototipos imposibles para una inmensa mayoría. Un NO a carritos vacíos en despachos gigantes de wall street. Un NO, en definitiva, a una maternidad idealizada.

1 COMENTARIO

  1. Un URRA por ti que llamas a las cosas por su nombre y uno muy gordo por mi madre, que se quedo viuda con tres hijos y los saco adelante incluso con conocimientos suficientes para poder ganarse el sustento. Esta si era una gran mujer y como ella muchas de su época. Con la cabeza muy alta yo pifia ir por el.mundo porque mi.madre era madre, empresaria de la empresa que ella misma creo, guapa y atractiva y sin nada de pintura en su cara ni nada de faldas ajustadas ni zamatis de tacón de aguja, respetada y admirada por todo aquel que la conocía. Una mujer que rompió los cánones del momento. Que no le quedaba tiempo para acicalarse porque antes de ir a trabajar arreglaba a sus hijos les daba el desayuno y les acompañaba al colegio, que antes también dejaba la comida hecha para cuando estos salieran del colegio pudieran comer, lavaba su ropa por las noches y las planchada por la mañana antes de que estos se levantarán. Que les cosa lo descosido y el “tomate” en el calcetín limpiaba sus zapatos, que les aweaba y peinaba e incluso vestía a su pequeña de 5-6- años que no les gritaba que nunca se la vio llorar que les educó bien que nadie le dio una sola queja de ellos porque ya se encargaba ella de que no hubiera necesidad…. en fin está mujer era una gran MADRE Y PUNTO REDONDO. Pero nunca salio en una revista, después de todo solo cumplía con su obligación de madre…. Según como tu dices las leyes antiguas.

DEJAR UN COMENTARIO