FASE III: Embarazo 2. El miedo

0
359
Mujer embarazada

Después de toda la espiral de hormonas e ilusiones que acontece tras el aborto toca relajarse. Lloré. Hasta que un día al escribir sobre mi perdida me di cuenta de que las cosas pasan y ya está, no hay que buscar razones, ni comerse demasiado la cabeza, la vida es así.

Así que me relajé, me apunté a un gimnasio, me intenté ilusionar con otras cosas, con otros proyectos. Pero no quisimos dejar de lado la búsqueda, por lo que fuimos a un ginecólogo que me hiciera una eco para saber que después del aborto todo estaba en orden. Yo soy así de miedosa.

Salimos de consulta con un volante de análisis de primer trimestre, pues según aquel medico eran los más recomendables para saber todo sobre mi estado ginecológico, también nos hizo una eco que decía que todo estaba en orden y habló de un “cuerpo luteo en ovario izquierdo”. Que no, que yo de normal no tengo tanta memoria para los nombres raros, que ni me debería acordar de aquello, pero al salir de allí dices…”y que narices es eso?” , miras en el peor pero más prestigioso medico que tienes a mano, Dr. Google, y lees que se forma a mediados de cada ciclo menstrual ( y la ilusión comienza de nuevo cuando lees) y en caso de embarazo. Para los no entendidos como yo, es una pelota de progesterona que hace que aquello fragüe.

El día de los análisis, un 15 de mayo, caí en la cuenta de que era mi primer día de falta, y es que aquel cuerpo luteo era nuestro bebé.

Pero entonces el MIEDO se apodera de ti, la alegría es igual que en el anterior, pero el miedo la contiene, que para sustos el cuerpo está preparado lo justo. Decides llevarlo en silencio, como si fuese una enfermedad.

Puedo decir que no he tenido más veces en mi vida la sensación de duda, incluso después de verle en la siguiente eco, de saber que era cierto, que estaba ahí, que todo iba bien, mi mente decía…y si mañana no?

Recuerdo aquella sensación como si fuera hoy, sin embargo no sé en qué momento dejé de tenerla. Tal vez cuando aquel bebé empezó a no tener sitio y sobresalir por mi abdomen, o aún entonces…

Es cuestión solo de hipocondríacas como yo o ¿hay más embarazadas con miedo?, si tuvisteis miedo, ¿cuanto os duró?, ¿os acordáis?

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO