Fase I: El bebé más buscado

0
261
embarazada-madreypuntoredondo

Y es que cuando piensas en esto de la maternidad todo parece más fácil de lo que en realidad es.

El lobo de la infertilidad te persigue cada mes que nuestra fiel amiga acude a la cita puntualmente y más cabreo entra si encima la amiguita de las narices no es puntual, que entonces conlleva ilusiones y demás historias que se vienen abajo de la manera más repugnante posible.

Cuando las cosas no llegan a la primera y en personas con tendencia a la hipocondría como yo, uno empieza a barajar supersticiones, remedios caseros y no caseros, para al final darse cuenta una, en mi caso, que el problema era solucionable tan sólo con relajación y es entonces, cuando menos te lo esperas, cuando has dejado de echar cuentas, cuando has decidido no martirizárte cuando la amiga resulta que se dio a la fuga sin aviso previo.

Feliz cual lombriz, pero disimulando entereza y seriedad, das a entender a tu pareja que no hay que hacerse ilusiones hasta que el clear blue no diga fecha exacta de embarazo, que lo de las rayitas quedó ya demasiado rústico, a nosotros nos gustan las modernidades.

Y ahí está, tu positivo, “embarazada, de 1-2 semanas”.

Corre la noticia como la pólvora a familiares, padres, hermanos, sobrinos y entre tanto 4 descargas de aplicaciones imprescindibles para móvil, por que una quiere vivirlo a tope desde el día 1.

Entonces todo parecen síntomas, te parece que duermes más, te parece que todo huele fatal, te parece que estas mas gorda…hasta que te ves un día vomitando con una panza de 8 meses y te das cuenta de que aquello eran solo pareceres.

La levedad y el peso se hacen presentes en tu día, más que nunca, por que te sientes leve cual pajarito y pesada cual vaca burra pensando en lo ceporra que te vas a poner de ahí en adelante.

Una felicidad plena, por que lo que tanto deseabas se ha transformado en un POSITIVO.

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO