Empiezan los cambios

4
275
elena-cambio

Que empiecen los cambios es siempre señal de haber superado problemas, baches o anomalías; a veces porque las cosas suceden sin más, otras porque las provocamos…

No os voy a engañar, llevo un par de semanas muy sincera conmigo misma y ahora me toca serlo con vosotros; estoy harta de mi. Si, si, de mi, de mis complejos, mis limitaciones, mis emociones contradictorias, mis impotencias y mis crisis, basadas sólo en no plantarme frente a un espejo a preguntarme qué es lo que falla.

Pensaréis que me he vuelto loca, puede ser, tanto no dormir altera las neuronas; pero no es el caso, loca estuve, ahora lo que hago es volver a la normalidad.

La maternidad me cambió en muchos aspectos de mi vida y ha llegado el momento de enfrentar esos cambios, superarlos, aceptar los que no se pueden cambiar y cambiar los que necesitan mejorarse y he decidido empezar por el más sencillo.

Así que éste es el primer artículo de varios en los que me analizaré y os contaré el proceso, quién sabe si tal vez alguno de vosotros no está en la misma situación y con mi realidad puedo ayudaros.

Lo primero que ves cuando miras al espejo ¿qué es?, debo decir, que mis ojos, pero la vista después se hace más global y focaliza la cara al completo para después agrandar a más y visionar todo lo que da de sí el marco del espejo. En este primer paso no voy a ir más allá, voy a quedarme en la superficie de lo que veo, como mujer y como madre, relativamente reciente, que 21 meses no es nada aunque parezca mucho…lo que veo es…un yo desmejorado, un yo con ojeras, con un peinado que no sé si no me favorece o que ya es algo que simplemente estorba al no gustar lo demás; un yo con más carnes de las que me gustaría, con formas redondeadas y no muy fuertes, un yo que llenó su vientre de estrías, que aquellas cremas no hicieron nada; una que no cuida mucho su postura y va siempre encorvada, que no para demasiado en los detalles y ya no usa pendientes, ni pulseras, ni collares, que no usa complementos y que hace sólo un par de semanas que usa sujetadores que no sean de lactancia, que ya estaba harta!!

Si lo analizo sé que hace mucho que este yo existe y evita su mirada, en la locura de unos días llenos de “upa” “teta”, “mamamamamamama”, mete su mirada en el cuello alto del jersey, en la holgura de sus pantalones y abrigos, en el permiso que concede el mes de noviembre para ocultarse.

Pero ya no quiero desviar mi mirada hacia otro lado, porque lo que hay que hacer es mirarse de frente, aceptarse y si no te aceptas, cambiarte y en ese cambio es en el que estoy.

Hace tiempo que sé de la existencia de entrenadores personales que te hacen un planning de nutrición y deporte a tú medida, cambiando tu estilo de vida por uno más saludable y me he lanzado; hoy es el primer día y este artículo hace de testigo de mis ansias de cambio y de triunfar, aunque sé que puede existir derrota, sé que es mucho trabajo el que queda por delante y que no siempre se llega al destino, pero si no lo hago, al menos, me quedará la tranquilidad de mirarme al espejo y saber que me enfrenté a mi misma, a mis miedos, a mis cambios no deseados y a mis limitaciones.

Os contaré mis días en mis redes, en instagram prometo foto o video diario para contaros mis progresos, regresos y estados de ánimo; ¿me ayudáis? cuento con vosotros!! Esta madre y punto redondo no sería lo que es si no fuera por sus lectores; amigos todos, que os siento tan cerca y que tanta compañía me habéis hecho en estos meses de andadura.

GRACIAS, porque sé que este es el principio de todo lo que queda por delante.

 

4 COMENTARIOS

  1. Hola guapa, ea normal lo que estás sintiendo. No te preocupes todo pasa, tienes que pensar en tu hijo, pero también en ti, no solo por ti sino por toda tu familia. Cuando estamos bien todo a tu alrededor mejora. Las cosas que no tienen arreglo como tú has dicho( ojeras) pies te pones un corrector, un buen rimmel, unos labios rojos y a comerte la calle. Las carnes de más todo es cambiar los hábitos y las rutinas, mira yo ya llevo casi 13kilos y me siento muy bien. Y nada de ir encorvada, recta y luce tu figura que la tienes muy bonita, y lo sabes aunque estés con bajón. Mucho ánimo que lo vas a conseguir seguro.

DEJAR UN COMENTARIO