El engaño publicitario

3
292
post-13-madre-y-punto-redondo

Hace poco más de una semana que mi bebe ha cumplido 9 meses y por fin tengo a mi bebe de anuncio, si, ese que se ríe, que tira besitos, que hace los cinco lobitos y las palmas palmitas.

Cuando va a nacer sabes que no es eso lo que te encontrarás, sabes que de primeras será un bebe que no sujete la cabeza, que casi no abra los ojos y que poco más, aparte de llanto, saldrá de su boca; sin embargo, hay algo que te impulsa a impacientarte, a aburrirte con el bebe que te ha tocado, como si hubiera sido por sorteo. Y sientes cierto desánimo por no saber muy bien qué hacer con él.

Surgen frases como “es que se pasa el día llorando” (su único modo de expresión), “solo quiere brazos” (el único lugar que conoce), y preguntas como “¿y a que edad se sienta?” Jajaja. La respuesta que más me cabrea en estas situaciones es la de “disfruta ahora”, ¿qué disfrute?, ¿de qué?! Si este tío no sabe hacer nada!. Decirle a una madre que vive en la más completa frustración de la estrenada maternidad que disfrute es como coger un limón y restregárselo por la boca, así, la misma sensación. Las mamás aprendemos a recordar esos retoños chiquinajos y hacerlo con cariño, pero eso, en el recuerdo, porque el durante es una situación de pánico continuo que no te permite mirar demasiado el lado positivo.

He analizado desde muchas perspectivas este asunto a lo largo de los 9 meses, probablemente una de las cosas que peor he llevado, ya que el sentimiento que te provoca es el de mala madre, mala por no saber valorar la preciosidad de nene que tienes, valorar la suerte que has tenido al poder ser mamá y lo maravilloso de todo lo que te rodea. Lejos de eso, le miras y piensas…”¿y ahora por qué lloras?, ¿qué leches te pasa?” Esperando una respuesta que no, no llegará.

Así algunas de las respuestas encontradas han sido nefastas, como pensar que simplemente no me gustaban los bebes; cosa que me niego a aceptar, porque una cosa es que no me gusten los bebes, pero, ¿el mío?, al mío lo adoro!.

Otra respuesta es esa de…”ay! A mi es que eso no me paso…”, pues que suerte! Pero no me ayudas. Pensar que porque a ti no te pasó la persona a la que le pasa es peor que tú o es extraña, es un error de mamá experta que no te debes permitir, hay que abrir la mente y pensar que esto no se gestiona igual en cada cabecita, al igual que nuestros hijos no son todos rubios con los ojos azules. En la diversidad está la riqueza, así que si encuentras a una recién mamá con este problema ahórrate el comentario porque no la favorecerás en nada.

Pero la respuesta me vino durante un cambio de pañal, en una de esas cacas infernales, de las de gastar 5 toallitas, mientras el susodicho menea el culo de un lado a otro y se encapricha por coger el paquete de toallitas. Entonces. Ahí estaba, delante de mis narices, en el paquete en cuestión un niño sonriente, con la cabeza bien erguida, pelo perfecto y ojos bien abiertos. Sorprendida, miro a mi alrededor y aquello parece un concurso a Mr. Baby, en los pañales otro precioso niño sentadito y todo, en la imagen de la hamaca para el baño, otro que se coge los pies y salpica el agua…están por todas partes y nos rodean, los súper bebes, esos de los anuncios, los que ya tienen 10 meses, gatean, incluso se ponen de pie, sonríen y piden upa. Ese que tanto deseaba sin saber por qué.

La evidencia me dice que durante todo el embarazo, en los buscadores de Google nunca ves al primer bebe, a ese del principio sin aparente fuste, no; siempre ves a este, al chulo, al que interactúa, al que juega, al que ya a veces le gusta experimentar sin estar en brazos.

La publicidad nos ha vendido una maternidad idealizada, con madres perfectas de aspecto, que las hay, por supuesto; y con bebes de 9 meses según salen de la panza. No, nadie te dice de qué tiempo es el bebe, pero nunca sale el inicial. Bueno. Tan solo en una publicidad de las muchas que he tenido en casa, la del método milton. En mis sufrimientos por la instauración de la lactancia se compraron biberón y chupetes y el método milton; en su caja un bebe cara cono, aparece junto a la carita de una mamá ochentera, no, la foto no parece nada actual, pero es la más real que he visto, aunque yo a ella le pondría más ojeras…

En los demás siempre una imagen engañosa que habla de los cólicos de los bebes con imágenes que no ilustran la realidad, porque un bebe de 10 meses ya no tiene cólicos. Imágenes de pañales talla 1 con bebes sentados, imágenes de bebes jugando en mantas interactivas de a partir de 0 meses…¿a quién se le ocurre?, pues las hay…claro, daño no se va a hacer…puedes ponerlo, otra cosa es que juegue….

Pero el engaño es continuo, la publicidad permanente, libros con música que cantan los cinco lobitos que la lobita alimentaba con ” y a todos los cinco tetita les daba”, pero en la imagen aparece un biberón!!!!

En alguna ocasión me he parado en los pasillos de centros comerciales observando qué podía comprar para mi bebe lactante, que no usa chupete, la respuesta es….NADA!, es así de genial, mi bebe no necesitaba esterilizadores, tetinas, biberones, chupetes, imperdibles de chupetes, calienta biberones…ni siquiera usa cuchara porque nunca quiso comer purés, lo que hace que tampoco haya consumido papillas de cereales, ni de frutas ni de nada!

Si, si, así de genial y de vacía me he llegado a sentir en una sociedad consumista en la que si no compras no eres…si no compras esas cosas no eres madre, si no compras ese movil no molas, si no compras la camisa que se lleva este año estás pasada de moda, si no compras, no existes para la sociedad. Te excluimos y te decimos frases como “Ay! Es que como a mi eso no me paso….”

A la industria no le interesa una mamá como yo, no le interesa una madre que acepta su frustración y le planta cara, le interesa esa mamá que se deja llevar y compra, y la verdad, compra mejor viendo ese bebe ideal que ansía y que en algún momento , por allá por los 7-9 meses llegará, momento en el cual dejarás de mirar al del anuncio, porque mamá, el tuyo es mucho más guapo!

3 COMENTARIOS

  1. Qué acertada reflexión,nunca me había fijado! Madre misi,qué manipulados estamos! Por lo menos el primer paso es ser consciente de ello y ahora lo soy gracias a ti.
    Apuntas en phblicación q tu peque no ha tomado purés ni papillas…significa q estás siguiendo el método ACS? El de permitirles aprender a comer solos experimentando con la comida? Si es así,me gustaría q escribieras un artículo sobre tu experiencia y si no,igualmente me gustaría compartieras tu andadura con la alimentación complementaria con tu peque,xq seguro aprendo un montón.
    Gracias!

    • Hola María!
      Muchas gracias por leernos y por dejar tu comentario.
      Cierto es que mi hijo sigue el método ACS o BLW, nunca ha comido purés, siempre lo ha hecho sólo con sus manos y a demanda. hay un artículo antiguo en el que hablé algo del tema, pero es cierto que me gustaría contaros más y en mayor profundidad…me queda pendiente!
      Te paso el enlace de la publicación que te comento. Un besazo

DEJAR UN COMENTARIO