De boda con amamantamiento

0
483
boda

Una boda y tres comuniones abren mi temporada primavera-verano, una BCCC, si, si; nada de BBC, nosotros siempre a lo grande. Y aunque el tiempo no acompaña a la fecha, o si, que al fin y al cabo es primavera; una cuando se pone de punta en blanco pues quiere hacerlo bien y no con cualquier arapito ni con mangas largas ni cuellos altos.

El look que decidí llevar no era para nada lo que había imaginado, de hecho compré un vestido on line estilo vintage para disimular mis persistentes michelines, pero un problema grave ocurría con el vestido que llegó una semana antes de la boda, no había manera de favorecer el amamantamiento con aquel escote. Entrada en barrena, histerismo pleno, llamada a la abuela (véase, mi madre) para pedir SOS; a mi esto de las agujas e hilos no se me da nada bien. La abuela, que tiene un grave problema de asertividad, es decir que no sabe decir NO, accedió a hacer un “apaño” para poder abrochar y desabrochar aquello sin necesidad de quitarme el vestido entero; algo que, por otro lado, agradecería mi marido.

Sin embargo, una vez hecho el apaño del costureo visito a mi inseparable ebawoman, buscando cosas prácticas para el día a día. Como lo de comprar es una excusa y con Eva me lío siempre a contarle mis penas le cuento lo de mi vestido vintage. Su cara es de negación con cierta pena, Eva ya no sabe qué hacer conmigo, y es que ya os he dicho en otros post, que es como tener un asistente personal, te ve entrar y sabe lo que te va a quedar bien, no sólo de talla, si no también de hechura como diría mi abuela.

A todo esto, yo en el probador hablando mientras me desvisto y aparece en mi perchero esta joya que veis en la foto, un peto con una tela increíble, una caída preciosa y lleno de colorido. De inicio me muestro reacia, no os voy a engañar, por lo general lo de ceñirme como que no iba conmigo dadas las circunstancias, pero Eva insiste y yo accedo, total, si me veo mal con no salir del probador listo, jeje.

Mi asombro es que no sólo me entra aquello, es que me encanta y además es cómodo, que estar de boda con un enano de 15 meses corre que te corre entre las mesas con mi vestido vintage no iba a ser muy práctico, pero con esto, ir arreglada con pantalones es posible, ya lo creo.

El escote es perfecto porque me bajo el tirante y Abraham accede a su teti sin problemas, pero es que además tiene una forma chulísima. Y de la espalda no comento, miren, miren, lo más de lo más. Tanto así que no complementé con nada, el peto en sí mismo es vestido y complemento, no hace falta añadirle nada.

Así que una vez más esta Eva me resolvió el problema, con un peto precioso que llama la atención. Mi madre me perdonó aquel arreglo y aquellas prisas para al final no ponerme el vestido en cuestión, ya sabéis que una madre y punto redondo viendo a su hija guapa y contenta le daba igual lo demás.

Ahora a por las comuniones, que tengo tantas que no puedo repetir conjunto continuamente, seguro que Eva me encuentra algo chulo!

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO