Bulimia involuntaria

0
439
embarazada-1-madreypuntoredondo

Sin ofender, por favor! Pero así me sentí durante los primeros 5 meses de embarazo, resulta que la cosa pasa de ser un “estado de buena esperanza” a ser “la esperanza es que estás en estado” y es que como le de al asunto por darte sintomas estás apañá.

Además eso del primer trimestre? Quien se lo ha inventado? Eso es mentira! Y cuando ya estás en el lío es cuando te enteras, antes sólo habías oído hablar de los tres primeros meses, pero cuando llegas verde a comprar a la pescadería y la mujer, que ya lo sabe, que para eso vives en un pueblo, te dice…“a ver si se te pasa, porque yo llegué al paritorio vomitando!”, se te queda cara de emoticón 😳, y es que sí, puede durar los 9 meses, y si es así, hazme caso, estas jodida.

En mi caso todo empezó con un insignificante puré de calabacín, después vomité una ensalada, un melocotón, zumo de naranja… Lo peor de todo no es echarlo, que mejor fuera que dentro!, no; lo peor de todo es el asco que le tomas al alimento en cuestión que te ha salido hasta por las orejas, llega un momento que solo olerlo te quita la vida.

Y yo, como estaba en pleno comienzo de mi giro optimista decidí sacarle al asunto su “punto redondo” y pensé que con el asco que cogía a cada cosa que vomitaba era el momento de quitarme pequeños vicios gastronómicos; así que me dije, voy a comer un donut, a ver si el asco de vomitarlo me dura toda la vida, y resultó que los donut no los vomitaba. Bueno, no caí en desanimo, probé con la pizza, tampoco. He comido todo tipo de guarrerías; esta bulimia involuntaria tenía como premisa que el alimento en cuestión fuera inferior a 100 calorías, todo lo que excediera de eso se quedaba conmigo, a ocupar su lugar en mi culo, muslos y panza, mucha panza.

Pero, cuando ya había sentado las bases de mi dieta superhipermegamaxi calórica, llegaron los ardores y la bulimia involuntaria pasó a un segundo plano para hacer sitio a un pequeño dragón que venía de serie con el embrión, pero que aún no conocías; no te preocupes, a este le vas a conocer si o si, este cada vez se hace mas grande hasta que lo expulsas junto a la placenta.

Es así como, entre vomitos, eructos de fuego y kilos de más, va pasando el embarazo, donde cada síntoma es un desengaño más de esta maternidad idealizada del S XX, pero para eso estamos las madres 2.0, las madres del SXXI, para desmitificarla, porque somos madres y punto redondo!

¿Y vosotras? ¿Tuvisteis bulimia involuntaria? ¿No tuvisteis sintomas? ¿Hubo dragón en las bocas de vuestros estómagos? Contadme!!

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO