Arreglá pero informal

0
289
looks madreypuntoredondo

Una de las cosas que una madre deja de hacer o hace sólo por necesidad es eso de comprarse ropa. Primero por los desbarajustes de la talla, que inicialmente, se resiste a volver a su sitio y a veces, incluso, no vuelve en mucho tiempo o lo hace no sin esfuerzo y penitencia, como es mi caso.

Reconozco que he dejado de comprar durante mucho tiempo, ya no sólo por el hecho de que cuando voy a las tiendas todo es para mi bebé, (algo muy mal hecho por mi parte…), si no por que llevarme el disgusto de una talla cuarentaitantas, (no digamos números) pues…como que no. Pero hay algo en el salir de compras que desestresa, que regenera, que pacifica, siempre y cuando lo hagamos con expertos, en el sitio adecuado y sabiendo que hay que ser realista, la mejor manera de cambiar lo que no nos gusta es enfrentandonos a ello y ¿qué mejor que una miradita en el espejo con algo de ropa que te encanta para saber si hay que hacer algo más de ejercicio? Jejeje

Las primeras veces que acudí a las tiendas lo hice meramente por necesidad, ese periodo intermedio de… no me vale mi ropa de antes pero estoy hasta el moño de llevar la ropa de premamá, así que la compra era nefasta, mirando exclusivamente que la talla fuera la apropiada y punto.

Después empieza a valerte la ropa, más o menos, pero cuando te miras al espejo, (o al menos eso es lo que me pasó a mi) ves a una mujer que ya no es aquella que calzaba esos zapatos y se ajustaba esos pantalones…como que no te pega.

Así que di el paso, visité a mi estilista profesional, ¡qué no! Gracias a dios, no hace falta, porque ¿cuánto hace que no entráis en una tienda que no sea de marcas, que no sea un centro comercial, que no sean zara, hm y sucedanios?, ¿cuánto?, pues entrad, entrad porque son encantadores, a buenos precios y originales, que luego todas vamos igual por la calle, entrad porque saben un montón de tallas, de combinaciones, de psicología femenina y de ropa, sobre todo de ropa.

Yo esta estilista la tengo cerquita, vosotros podéis encontrarla en las redes, su tienda se llama ebawoman y tiene ropa chulisima a un precio que ya quisieran las marcas, que ¿sabéis eso del refran “cría fama y echaté a dormir”?, pues eso.

Aquí le dices a Eva, quiero ir “arreglá pero informal” y te planta este atuendo en un segundo, sin decirle talla, sin más pistas que el verte al entrar.

Si os digo la verdad los vaqueros son lo mío, es mi prenda básica para el día a día, trabajando, jugando con el nene, siempre vaqueros, pero el pitillo de estos y ese aire de “cuidao que me rompo” me parece lo más. Al combinarlos con esa camisa lencera, como la llama Eva, que yo para esto soy muy torpe, pues queda de vicio, porque además tiene un tacto super suave y un color precioso, ¿o no?. Pero lo que probablemente, no me habría probado en ninguna de esas tiendas gigantes es la chaqueta y los zapatos; y habría sido un error, por que la chaqueta es una chulada que le da el toque exacto de informalidad, de abrigo de entretiempo y de colorido que le falta al resto del look. Los zapatos son el complemento perfecto, no sólo por que al llevar tacón estilizamos es que son cómodos a más no poder, será porque son de piel como dice Eva, o porque son españoles, jejeje. Y el bolso, pues el remate, un básico que hace la función y además te complementa.

Este look es de esos que cuando te lo pones piensas, ahora puedo irme a tomar un café con amigas, a trabajar o a tomarme un copazo, porque es versátil a más no poder, eso si, a mi hijo le chiflan los bordaditos de la chaqueta y se queda hiponotizado intentando coger los hilos.

Lo importante es que no hay por qué vestir ancho, ni de negro exclusivamente, por que hay cosas que nos disimulan los michelincillos a las que los tenemos y nos hacen recordar que somos mujeres actuales, aunque el ciclón de la maternidad acabe de pasar por nuestras vidas.

¿Qué os parece? Disculpad a la modelo, véase, yo misma, ¿no se lleva la belleza real? Pues alé, ¡¡¡tortazo de realidad!!! jejeje

NO HAY COMENTARIOS PUBLICADOS

DEJAR UN COMENTARIO